martes, 28 de enero de 2014

Escritura Sorpresa - Adictos a la Escritura Enero

Wow! Hacía mucho que no pasaba por aquí a publicar un relato o alguna otra cosa. La verdad que no tuve tiempo para escribir o publicar, apenas si pude publicar algo en el blog de reseñas en este ultimo año.
Pero bueno, ahora por fin estoy de vuelta y espero poder pasar mas tiempo por estos lares.
Ahora les traigo el relato del mes de enero de Adictos a la Escritura, el cual consistía en elegir una imagen, luego esa imagen representaría un genero y debíamos crear un relato relacionado con la imagen y que sea del genero correspondiente.
La imagen que elegí:


Genero: Terror
(A ver qué sale...)

Oculto en las sombras

Miraba a mí alrededor desorientada mientras avanzaba con cansancio, aplastando a mi paso tantas ramas y hojas secas como podía. De cierta forma, el ruido que producían al ser apisonados por mis pies me reconfortaba en aquel inmenso bosque en el que me encontraba.
Aquella mañana había parecido pacifico, tranquilo y lo suficientemente cautivador para lucir encantado, quizás poblado por hadas y gnomos, como en aquellos cuentos que solían relatarme cuando era pequeña. Pues, anteriormente con la luz del sol filtrándose entre las hojas de los árboles, presumía vigor y magia.
En cambio, en ese preciso momento, ya no estaba el sol para iluminar mis pasos. Sabía que era solo una cuestión de minutos antes de que anocheciera por completo y no tenía idea de hacia donde dirigirme.
¿Cómo pude haberme dejado llevar por un tonto impulso y alejarme del campamento? Había estado tan molesta que siquiera noté cuánto me había distanciado de la acampada. Lo peor: No llevaba conmigo nada más que la ropa que vestía.
Puede que solo haya avanzado unos pocos metros cuando finalmente me encontré rodeada por la inmensa oscuridad, y solo unos pocos más adelante, llegué a un claro en medio del bosque ¡Pero si yo no había pasado por ningún claro!
Genial, estaba perdida.
Me sentía tan frustrada y molesta que me deje caer sobre la hierba húmeda en medio del claro y suspiré, agotada. Sabía que sería en vano que me empeñara en regresar esa misma noche, sería mejor esperar a que me encontraran o a que se hiciera de día. El cielo parecía salpicado por más estrellas de las que creí que existían; la luna llena sobre mi cabeza tenía un aspecto místico, podía jurar que jamás había sido tan grande.
Despatarrada sobre la hierba como me encontraba, de repente el ulular de un búho rompió mi calma de un sobresalto, haciéndome estremecer y desde entonces permanecí alerta y sin mover un pelo.
Aun así, no me percaté de nada hasta que fue demasiado tarde y la sensación de estar siendo observada heló mi sangre. Era como si una parte de mí pudiera percibir que alguien me vigilara oculto entre las sombras, al acecho.
El vello de mi nuca y de mis brazos se erizó, y un escalofrío recorrió todo mi cuerpo. Me incorporé rápidamente totalmente aterrada, intentaba controlar mi agitada respiración, pero no lo lograba. Sentía frío y calor al mismo tiempo mientras intentaba distinguir algo entre las sombras de la noche a mí alrededor, pero no lograba distinguir nada.
¿Por qué tienes miedo?
Oí una voz. Giré en redondo, pero allí no había nadie. Yo… ¡la había oído en mi cabeza!
Mierda.
Comencé a temblar. No, no, aquello debía de ser mi imaginación ¡Me estaba volviendo loca! Intenté calmar mis nervios nuevamente, pero esta vez no pude evitar recordar la noche anterior: mientras todo el grupo se encontraba reunido en la fogata, uno de los guardias del campamento nos había contado una historia. A pesar de que en su momento me parecía una burla y me reí de ello, ya no estaba tan segura de tal cosa.
“Se dice que en las profundidades del bosque habita un demonio oculto entre las sombras nocturnas, a la espera de que alguna joven perdida llegue a él para tomar su alma. Se han hallado cuerpos sin vida que llevan una extraña marca –dibujó una especie de triangulo invertido con cuernos sobre la tierra- y las jóvenes que han sobrevivido dicen asegurar que el demonio en cuestión es un incubo, un demonio que las acosa en sueños. También sabemos que las sobrevivientes solo han vivido pocos días luego de ser halladas”
Mierda.
Y pensar que me encontraba justo en ese bosque, sola, perdida y acababa de oír una voz en mi mente, hizo que temblara aún más ¿cómo era posible que algo así me estuviera pasando a mí?
No tienes de qué preocuparte
Volví a girar sobre mis pies, ¿estaba jugando conmigo? Mi labio inferior empezó a temblar y tuve que cerrar mis ojos para contener las lágrimas. No, no perdería el control, no podía dejarme llevar por la histeria por más que deseara salir corriendo y gritar a los cuatro vientos por ayuda, lo cual seguramente sería en vano.
-Relájate –esta vez no me asuste al oír nuevamente la voz, sino al percatarme de que esta vez no provenía de mi mente. Si no de detrás de mi.
Contuve la respiración y las lágrimas silenciosas se deslizaron finalmente por mis mejillas. Mi corazón palpitaba violentamente y temí sufrir un infarto en ese momento. Sentí su cálida mano acariciar suavemente mi brazo antes de voltearme y enfrentarlo.
Tenía cabello oscuro, hipnotizantes ojos violeta y era arrebatadoramente hermoso. No era un monstruo como me lo imaginaba ni tan desagradable como me lo esperaba pero ¿acaso el mal no era atractivo y el pecado tentador?
Pues aquel misterioso y desconocido sujeto, con su cuerpo musculoso y esbelto, estaba para pecar sin culpa ni remordimiento…
Sacudí mi cabeza confusa ¡¿Pero qué me ocurría?! Probablemente el tipo pensaba en arrancarme la cabeza y…
No es la cabeza lo que me interesa arrancarte. Aquellas palabras se deslizaron en mi mente al mismo tiempo que su impactante mirada recorría mi cuerpo, el cual me traicionó de la peor forma posible ¡malditas hormonas! ¿Cómo podían despertar justo en el momento más aterrador de toda mi vida?
Intenté apartarme pero para mi sorpresa descubrí que no podía moverme, fue entonces cuando perdí el control y dejé escapar un sollozo y comencé a llorar como una niña pequeña.
-Por favor, déjeme ir –imploré, esperando que milagrosamente se apiadara de mí y se alejara. Dio un paso para aproximarse y tomó mi rostro con sus manos, podía notar un agradable calor allí donde colocaba sus manos. Aproximó su rostro al mío y susurró en mi oído.
-¿Estás segura?
Me encontré hechizada por su voz y así no podía estar segura de nada. No fui del todo consciente de lo que ocurrió después, pero podía recordar besos, caricias y fuego envolvente.
Al despertarme a la mañana siguiente con los rayos del sol acariciando mi cara no pude evitar el impulso de buscarlo, pero no estaba allí ¿y si había sido solo un sueño? Mi ropa estaba intacta y no había indicio de todo lo que había ocurrido la noche anterior, o lo que yo creía que había pasado.
El grupo me encontró a los pocos minutos de despertar. Cuando regresé a casa aquella tarde lo primero que hice fue tomar un baño, y fue en el momento de salir del agua en el que la vi. Sobre mi vientre, justo debajo de mi ombligo tenía dibujado al rojo vivo un triangulo invertido con dos pequeños cuernos y no pude evitar estremecerme.
Una parte de mi estaba totalmente segura de lo que significaba: aquella noche él vendría por mi.

¿Qué me dicen? La verdad que yo no estoy del todo convencida pero bueno, me esforcé por hacerlo lo mejor posible.


15 comentarios:

  1. Uno puede asociar lo sobrenatural del individuo con el terror, pero a mi este asunto me pareció más bien sexy :)

    Es una propuesta interesante luego de leer sobre monstruos feos.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debo decir que luche contra la historia para que no se vaya para ese lado, pero fue una dora batalla y la historia hizo lo que quiso XD
      Pero quise que se notara que a pesar de la confusión y lucha interna, la protagonista realmente sintió miedo.
      Un saludo!

      Eliminar
  2. Buenas noches, gusto en conocerte :)

    Un relato sugerente, con un personaje que, como bien dices, incita al pecado.

    Un beso,

    Ellora

    ResponderEliminar
  3. Me encantó, Stefy! Es terrorífico pero sexy!
    Me gustó tu estilo, nunca te había leído me parece, me voy a quedar por acá stalkeandote un rato :D

    besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te guste!!
      Si, si, stalkea no mas, no problem :P

      Eliminar
  4. Hola!
    Guau, muy tentador morir así, realmente. Me gustó el relato,bien narrado, muy descriptivo y con un final aterrador.
    Me queda la duda con esta oración "Era como si una parte de mí pudiera percibir que alguien me vigilara oculto entre las sombras, al acecho." , creo que quedaría mejor "Fue como si una parte de mi pudiera percibir que alguien me vigilaba oculto entre las sombras, al acecho."
    Muy buena historia.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno, me encantó el final, yo en su lugar hubiera pedido que no se olvidara de mi XD Felicitaciones

    ResponderEliminar
  6. Todo puede ser considerado terror si es fruto de una situación no deseada, y produce enorme contradicción entre lo que queremos y nos seduce. Interesante relato lleno de verdaderos monstruos..me ha gustado mucho. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. ¡Está claro que hay que temer más lo que es atractivo y atrayente que lo monstruoso, por lo menos lo segundo se suele rechazar. Un relato muy envolvente y me quedé con ganas de continuación. ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  8. Stefy: Le diste un giro sexy al efecto que el bosque a causado en los compañeros que les tocó el mismo tema. No cabe duda que escribimos, tenemos muy diferentes maneras de desarrollar un tema.
    Me gustó tu relato: Doña Ku

    ResponderEliminar
  9. Extraña manera de asustar.
    Una observación: encontré un plural que queda fuera de lugar, aquí: "quizás poblados por hadas y gnomos".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenes razón!! Gracias por avisarme y por comentar!!
      un beso!

      Eliminar
  10. El demonio este es de lo más apetecible ;). Una propuesta original. Saludos

    ResponderEliminar
  11. Me ha gustado tu relato, me has metido en el bosque hasta el claro y luego le has dado el giro con el demonio. Fantastico, me gusta. ¿Tiene continuación? Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Anónimo26/5/14 0:33

    beautiful blog kisses albert

    ResponderEliminar